ELIMINAR CELULITIS

INICIO 
BÁSICO
TÉCNICAS
EJERCICIOS
Descripción
Músculos
Vídeos
PRINCIPIANTES
INTERMEDIOS
RUTINAS
REP. MÁXIMA
NUTRICIÓN
Reglas Básicas
Cálculo Dieta
Ejemplos
Batidos
Tabla Calorías
Calcula Tu ICM
EN CASA
En General
Mancuernas-Barras
Multiestación
1000 CALORÍAS
ESTÍRATE
ABDOMINAL I
ABDOMINAL II
AERÓBICOS
CINTA CORRER
SUPLEMENTACIÓN
MUJERES
Consejos
Quema Grasa
Rutinas
Glúteo
Parto
% Grasa
Plan emergencia
Bandas elásticas
Celulitis
PILATES
Calentamiento
Rutina 1
Rutina 2
OTROS DEPORTES
Ejercicios
Suplementación
Maratón
EN LA OFICINA
DOLOR LUMBAR
TU CUERPO
Vista Frontal
Vista Dorsal

 

 

 

Eliminar la celulitis es una de las luchas más duras para las mujeres, pero

¿qué es la celulitis?

La palabra celulitis o piel de naranja es un término equivocado que empleamos generalmente para referirnos a ciertas obesidades o adiposidades localizadas en determinadas zonas del organismo. Es un término inexacto puesto que la entidad clínica a la que nos referimos no lleva implícita la existencia de ningún proceso inflamatorio.

 

La verdadera celulitis es una enfermedad edematoso-fibroesclerótica que no debería considerarse como un simple concepto estético-corporal o como una adiposidad localizada. Es una patología que afecta no solo a las células grasas sino también al tejido intersticial y a los vasos sanguíneos más pequeños, ahora bien, normalmente entendemos por celulitis una modificación sufrida en el tejido conjuntivo por una acumulación de grasa, líquidos y toxinas. Cuando se produce esta disfunción, la piel aparece irregular y con pequeños bultitos; es la denominada "piel de naranja".

¿CÓMO SE PRODUCE LA CELULITIS?

Existe prácticamente una unanimidad de criterios entre los diversos especialistas en diferenciar cinco fases en la formación del tejido celulítico o más bien en las etapas en que se produce la desestructuración del tejido subcutáneo que va a dar lugar a la formación de la celulitis.

 

1ª Fase: No tiene una manifestación clínica y por lo tanto es prácticamente imposible diagnosticarla. Se caracteriza por un enlentecimiento de la microcirculación venosa y linfática. Los vasos se dilatan y la sangre permanece en ellos más tiempo del habitual.

 

2ª Fase: Debido a la persistencia del estasis sanguíneo, y de la vasodilatación, la pared de los pequeños vasos venosos y linfáticos se hace más permeable dejando salir líquido al exterior. Es lo que se denomina edematización del tejido conjuntivo. Este líquido es muy rico en electrolitos (fundamentalmente sodio) y en mucopolisacáridos.

 

3ª Fase: Esta inundación conlleva una serie de reacciones químicas ya que estas sustancias extrañas crean un compromiso de presiones al ocupar un espacio que no es el apropiado, dificultando todavía más la nutrición correcta de las células grasas que se localizan en su alrededor. Es lo que se denomina fenómeno de hiperpolimerización de los mucopolisacáridos, en el que asistimos a una transformación del líquido seroso en una sustancia geloide, más densa, que todavía entorpece más los intercambios de nutrientes entre los vasos y las células adipocitarias. Estas células al no poder verter sus metabolitos al torrente microcirculatorio, se hipertrofian aumentando considerablemente de tamaño, pudiendo llegar, incluso, a romperse y verter al exterior su contenido graso y tóxico.

 

4ª Fase: En el transcurso de algunos meses se produce un fenómeno de proliferación fibrosa en la que la sustancia fibrosa de la dermis e hipodermis se organiza en fibrillas translúcidas, hinchadas y turgentes formando auténticas redes que engloban a todos los elementos: células grasas, vasos venosos, linfáticos y nervios, dificultando todavía más los intercambios nutricionales entre los vasos y las células. La compresión de las terminaciones nerviosas se manifestará en forma de dolor, y la compresión de los adipocitos da lugar a la apariencia de acolchado típica del fenómeno celulítico.

 

5ª Fase: La evolución de la fase anterior se traduce en una auténtica fibrosis o esclerosis cicatricial que comprime a células, vasos, linfáticos y nervios, y se organiza en forma de micronódulos que al unirse entre sí da lugar a los macronódulos que a veces podemos palpar en las zonas celulíticas. Parte de estas mallas traccionan de las últimas capas de la piel formando ondulaciones características que denominamos “piel de naranja.”

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA CELULITIS?

La celulitis es un proceso multifactorial, raramente hay un único motivo al que podamos responsabilizar totalmente de que ésta aparezca. Sabemos y podemos precisar una serie de factores predisponentes y que estadísticamente se asocian con su presencia:

 

Factores endocrinos: Parece algo evidente que existe una relación entre la aparición de la celulitis y las fluctuaciones hormonales a que se ve sometida la mujer a lo largo de su desarrollo. Primero porque es tremendamente significativo que aparezca la patología coincidiendo con los cambios hormonales fisiológicos de la mujer (pubertad, embarazo, postparto, toma de anticonceptivos, o menopausia). En segundo lugar porque numerosos estudios hormonales certifican que tanto los estrógenos como la progesterona (ambas hormonas típicamente femeninas) tienen un efecto directo sobre el tejido graso, siendo responsables del aumento del volumen de los adipocitos en zonas específicas del cuerpo de la mujer, preferentemente en las zonas peritrocantéreas (cartucheras).

 

Factores enzimáticos: Las lipoproteinlipasas, trigliceridolipasas, los sistemas adenilciclasas y el AMP-cíclico, son sistemas enzimáticos cuyas alteraciones traen como consecuencia efectos en la capacidad de lipólisis y de la transformación de los triglicéridos en ácidos grasos y glicerol por parte de los adipocitos. Sistemas que sabemos en mayor o menor medida están alterados en el tejido graso de las pacientes celulíticas.

 

Factores psicosomáticos: Las pacientes con distonías neurovegetativas, en las que se manifiestan especialmente los fenómenos de ansiedad, estrés, emotividad etc. Poseen una mayor labilidad en el metabolismo y actuación de sus hormonas catecolamínicas (adrenalina y noradrenalina) produciendo fenómenos hiperactivos de su vasomotricidad, con lo que están mucho más predispuestas a padecer celulitis.

 

Factores genéticos: Es un hecho estadísticamente comprobado la existencia de “familias de obesos” y “familias de celulíticas”. Los antecedentes familiares de obesidad y de celulitis es un factor predisponente de primer orden para padecer la enfermedad.

 

Factores alimentarios: Que existe una relación entre sobrealimentación y obesidad es algo evidente. Pero al relacionar dieta y celulitis debemos concentrarnos más en la calidad de la alimentación que en su cantidad. Fundamentalmente podemos relacionar los hábitos tóxico – dietéticos con la aparición de la celulitis: tabaco, alcohol, comida basura, abuso de picantes y de especias fuertes etc. Y como no las consecuencias de una dieta desequilibrada, hiperuricemias, hipercolesterolemias, tendencia al estreñimiento, mala higiene de vida etc.

 

Factores vasculares: Son fundamentales e imprescindibles en la aparición de la celulitis. De hecho, como ya hemos comentado no existe celulitis sin un componente de alteración microcirculatoria. Es muy frecuente que las pacientes afectadas de celulitis manifiesten sintomatología vascular, principalmente de retorno venoso: dolor, pesadez, cansancio, varicosidades y varículas en las piernas etc.

TIPOS DE CELULITIS

Aunque la celulitis se puede mostrar de distintas formas en las mujeres, esta dolencia se puede agrupar en clases que nos ayudarán a identificarla:

Celulitis generalizada:

Aparece exclusivamente en mujeres obesas, con hábitos alimentarios desequilibrados. Comienza en la pubertad y con el aumento de la edad los factores suelen ser cada vez más desfavorables. Los trastornos se incrementan lo que ocasiona importantes cambios estéticos.

Celulitis localizada:

Las celulitis localizadas originan fenómenos dolorosos, las zonas donde muestra preferencia son las piernas, el abdomen, las nalgas, los tobillos, la parte inferior de la espalda, la parte superior de los brazos, la parte superior de la espalda justo de bajo de los hombros.

Celulitis dura:

Se encuentra en mujeres jóvenes de buen físico y generalmente deportistas o bailarinas, cuyos tejidos son firmes y bien tonificados y sin edemas, lo que dificulta su localización. Sin embargo es evidente que por medio de la prueba del pellizco suele aparecer la piel de naranja. En muchos casos la celulitis dura se puede originar en la adolescencia, sobre todo en la cara externa de los muslos.

Celulitis flácida:

Es típica en personas sedentarias o aquellas que alguna vez fueron activas y ya no las son. También se presenta en personas que han sido sometidas a distintos tipos de tratamiento, en donde han subido y bajado de peso bruscamente.

Celulitis edematosa:

Se encuentra en mujeres de todas las edades, pero es mas frecuentes en jóvenes y adolescentes. Suele presentarse en muslos y parte inferior de las piernas y llega a ser dolorosa al tacto. En mujeres de edad suele presentarse como piernas gruesas. Se localiza principalmente en los miembros inferiores y la piel presenta a simple vista la típica piel de naranja.

CONSEJOS PARA COMBATIR LA CELULITIS

1.- Toma agua. El agua elimina las toxinas en el organismo.  La cantidad de agua que debe consumirse varia de persona a persona pero 8 vasos es recomendable.

2.- La sal es una enemiga porque contribuye a la retención de líquidos en el cuerpo.  Trata de consumirla con moderación.  Recuerda que las carnes preservadas, los quesos y algunas otras comidas preparadas como los consomés en polvo o lata tienen muchas sal.  Sazona como lo hacia la abuelita con hierbas aromáticas (tomillo, salvia, albahaca, mejoraba, perejil y cuantas mas) evita usar el glutomato monosódico (MSG) y los condimentos artificiales. Adereza las comidas con hierbas (perejil, estragón, tomillo, laurel) condimentos aromáticos (cebolla, ajo, limón, vinagre) y especias varias.

3.- La fibra natural en los alimentos ayuda a que nuestros sistemas digestivos funcionen bien y eliminen sin problema todos los residuos.  Come vegetales frescos, hojas verdes como la espinaca y evita las harinas y azucares refinados.

4.- Las grasas también contribuyen a la acumulación de toxinas y son altamente engordantes. Especialmente las grasas saturadas como la margarina o manteca de cerdo. Evítalas!!! Usa pocas grasas al cocinar y prefiere los aceites polisaturados.  Pero no te preocupes, el uso moderado de aceites es necesario para el organismo y debe consumirse.  Evita los alimentos fritos como las papitas fritas o el pollo frito.  Evita la mayonesa y los aderezos que la contienen.  La mayonesa esta compuesta de aceite y yema de huevo.  Siempre prefiere usar mantequilla a margarina.

5.- Ten cuidado con el abuso de las especies.  Las especies en moderación son saludables pero el abuso de la pimienta, y otras especies además de irritar el estomago contribuyen a la acumulación de toxinas en el organismo. 

6.- Evita las bebidas carbonatadas están llenas de ingredientes artificiales y carecen de nutrientes.

7.- Cuida tu alimentación:

  • La celulitis mejora notablemente con la alimentación sana y equilibrada. Las dietas ricas en grasas saturadas, o regímenes de adelgazamiento drásticos aceleran y empeoran la situación. Comer sano y variado es la mejor manera de ayudar a tu organismo a depurar toxinas y movilizar grasas.
  • Es indispensable comer verdura en abundancia, mejor cruda: contiene muchos minerales y vitaminas, aporta pocas calorías y sacia bastante. Son preferibles las patatas (hervidas), lechuga, cebollas, hinojos, espárragos, calabazas, judías tiernas, pimientos y champiñones. En cambio, debe evitarse la berza.
  • Los alimentos ricos en vitaminas y minerales (frutas, legumbres, verduras) actúan como antioxidantes naturales, mejoran la circulación y el retorno venoso, limpian las arterias y retrasan el envejecimiento celular.
  • Una buena opción puede ser dedicar un día a la semana a una dieta depurativa y desintoxicante, para ayudar a tu cuerpo a eliminar los excesos y depurar las toxinas acumuladas durante siete días que se acumulen en las “zonas críticas”.
  • Las reglas de este día son sencillas: no pasar hambre, comer sin límite de cantidad, siempre que sea un alimento vegetal de temporada (frutas, verduras, hortalizas), tomar alimentos crudos, cocidos o en zumos y beber al menos 2 litros y medio de agua. Puedes encontrar información sobre dietas depurativas aqui.
  • Comer fruta con piel combate el estreñimiento ya que ayuda a eliminar las toxinas que tienen un papel fundamental en la aparición de la celulitis. Las mejores son las cerezas, ciruelas, piña fresca, melón, melocotones, manzana, uva, fresas y pomelo.
  • Evita hacer regímenes drásticos. De nada te servirá un régimen radical si quieres eliminar la celulitis, porque no te beneficia perder peso a un ritmo demasiado rápido, es más, hasta puede resultar contraproducente para el aspecto de tu piel. En lugar de someterte a torturas restrictivas hipocalóricas lo mejor es tomar alimentos sanos y variados.

  • Alimentos que por sus propiedades diuréticas, depurativas o reguladoras ayudan a eliminar la celulitis:
    • Acelgas: laxantes y depurativas.
    • Ajo: regula la circulación y limpia las arterias.
    • Alcachofa: depurativa del hígado y laxantes.
    • Apio: diurético, laxante y regulador hormonal.
    • Arroz integral: rico en fibra y laxante.
    • Cebolla: regula la circulación y es diurética.
    • Cereales integrales: ricos en fibra, laxantes y depurativos.
    • Espárragos: diuréticos, laxantes y protectores de tus capilares.
    • Espinacas: laxantes y depurativas.
    • Fresas: diuréticas, ricas en vitamina C y antiinflamatorias.
    • Kiwi: laxante y rico en vitamina C, protector capilar.
    • Limón: diurético y rico en vitamina C, protector de tus arterias.
    • Manzanas:laxantes y digestivas.
    • Pan integral: rico en fibra y laxante.
    • Piña: diurética, rica en enzimas digestivas.
    • Sandía: diurética e hipocalórica.
    • Zanahoria:laxante y rica en betacarotenos, vitaminas de la piel.

 8.- Come de forma relajada y a ser posible siempre a las mismas horas sin saltarte nunca una comida.

 9.- Evita las harinas refinadas. Las pastas, repostería y panes blancos son ejemplos de estas calorías vacías.  No las Comas frecuentemente.

10.- Algunos productos vitamínicos ayudan a quemar la grasa mas eficientemente y a mejorar la celulitis.

11.- Los masajes diarios energéticos ayudan a mejorar la apariencia de la celulitis.  Estos masajes son más efectivos si se usan aceites especiales que contienen ingredientes que activan la circulación y ayudan a eliminar toxinas.

12.- Haz ejercicio. Si te mueves, se lo pones difícil, mejoras la circulación y el retorno venoso de tus piernas e impides la acumulación de sustancias tóxicas y grasa. Costumbres tan sencillas como subir las escaleras andando, caminar a paso rápido con zapatos cómodos o sentarse con las piernas elevadas ayudan a parar el proceso.

Si además practicas deporte al menos una hora, tres o cuatro veces por semana tienes muchas probabilidades de éxito, evitando la acumulación de grasas, consiguiendo aumentar tu masa muscular y reafirmando los tejidos.

Aunque, no te queremos engañar, si en tus genes está escrita la palabra celulitis con el ejercicio retrasas el proceso pero si dejas de practicarlo, tienes los días contados.

Por si no puedes acudir a un gimnasio te facilitamos una rutina de ejercicios dividida en 2 sesiones:

 

SESIÓN 1SESION 2

Ejercicio 1: Saltar a la comba.

Para calentar.  Aumenta el ritmo progresivamente.

Ejercicio 1: Saltar a la comba.

Para calentar. Aumenta el ritmo progresivamente.

Ejercicio 2:Encogimientos abdominales.

Ejercicio clásico de abdominales. Procura acercar el ombligo a la columna. Haz 3 series de entre 15 y 25 repeticiones.

Ejercicio 2: Elevación de piernas.

Otro ejercicio clásico para abdominales inferiores. Haz 3 series de entre 15 y 25 repeticiones.

Ejercicio 3:Desplazamiento lateral

Como si hicieras tijeras, pero desplazas una pierna hacia un lado mientras flexionas la otra también hacia un lado.  Haz 3 series de 10 repeticiones a cada lado.

Ejercicio 3: Aperturas laterales.

Tumbada lateralmente con las manos apoyadas por delante del cuerpo eleva la pierna de arriba. Haz 3 series de 10 repeticiones con cada pierna.

Ejercicio 4: Tijeras o Zancadas.

3 series de 10 repeticiones con cada pierna.

Ejercicio 4: Elevación de cadera.

Tumbada en el suelo boca arriba con las piernas flexionadas y los brazos estirados y apoyados en el suelo, eleva la cadera hasta formar una línea recta entre el tronco y muslos. Aguanta 3 segundos. Haz 3 series de 10 repeticiones.

Ejercicio 5: Sentadillas pero apoyada en la pared.

3 series de 15 repeticiones.

Ejercicio 5: Step.

A ritmo rápido entre 1 y 2 minutos.

Ejercicio 6: Elevaciones alternas de piernas.

Como si corrieras pero elevando las rodillas y sin moverse del sitio.

A ritmo rápido entre 1 y 2 minutos.

Ejercicio 6: Fondos de brazos.

Puedes apoyar las rodillas en el suelo para que sea más fácil.

Haz 3 series de entre 10 y 15 repeticiones.

 

Si no sabes como hacer algún ejercicio no dudes en escribirnos a eltirant@yahoo.es

 

13.- Ya sé que no es consuelo, pero puedes mirar el siguiente enlace:

http://amebasaladeriva.com/2007/03/31/famosos-al-descubierto-el-horror-de-la-celulitis/